Caputdraconis's Blog


Eclipse lunar total, diciembre 2010
diciembre 21, 2010, 6:48 pm
Filed under: 2010, eclipse lunar total diciembre 2010, Uncategorized

Desde hace unos días estaba por subir mis comentarios acerca del eclipse al blog, pero algo me decía que esperara. Ahora entiendo por qué. Hasta ayer en la tarde mis ideas y comentarios eran bastante pesimistas, lo reconozco. Hoy ha cambiado un poco mi punto de vista.

La astrología es analógica, así que el principio hermético de Como es arriba es abajo, se aplica totalmente a ella. Pero la astrología también se alimenta de la experiencia humana y es acerca de estos dos conceptos que voy a hablar junto con mis comentarios y análisis de cómo nos afectará el eclipse.

Los efectos de un eclipse no son momentáneos, un eclipse solar hace sentir sus efectos a lo largo de varios años, dependiendo de la duración, y uno lunar se extiende por algunos meses.

Vamos a empezar por los hechos, el eclipse ocurrió a los 29° 22” de Géminis, unas horas antes de la entrada del solsticio de invierno. Faltaba menos de un grado para que la Luna estuviera en Cáncer y el Sol en Capricornio, así que los signos que recibieron la mayor influencia de este eclipse fueron Géminis, Cáncer, Capricornio y Sagitario, en segundo lugar Aries y Libra, que quedaron angulares al eclipse. Los demás signos también sentirán sus efectos, pero de una manera más ligera. Son los cuatro signos cardinales los que más van a resentir el eclipse.

En astrología mundial la Luna representa al pueblo y a las mujeres en general, el Sol al presidente, al rey, al gobernante. Un eclipse implica una oposición entre el Sol y la Luna, un enfrentamiento, por así decirlo. Así que, de entrada, este suceso signfica que va a haber problemas entre el pueblo y el gobierno. El Sol está en conjunción con Mercurio retrógrado, no va a hablar con la verdad. El pueblo va a ser víctima de engaños, de mentiras, de fraudes, incluso de robos con apariencia de legalidad. La gente que controla el dinero solo piensa en ella misma, en su provecho, en realidad no le interesan ni el gobierno ni el pueblo, aunque estos se hagan ilusiones de recibir ayuda económica. También veo problemas relacionados con la migración, los gobiernos van a endurecer su posición con respecto a esta.

A nivel personal el Sol representa a nuestro Yo, nuestro ego, nuestra mente racional. La Luna nuestras emociones, nuestros sentimientos. El eclipse crea un enfrentamiento entre ambos, quizá seamos presa de una gran confusión, no sabemos si hacerle caso a la razón o a la emoción, quizá descubramos cosas que ignorábamos, se abran frente a nosotros nuevos panoramas, pero nos va a costar trabajo ponerlos en palabras, recuerden que el eclipse ocurre en el signo de la comunicación, Géminis, pero su regente, Mercurio, está retrógrado. Hay una tendencia a malos entendidos, a retrasos, y a confusiones que la Luna trae consigo. Afortunadamente Marte no toma parte en este momento de la representación, está tranquilo en su camerino.

Cada país donde fué visible el eclipse resentirá las cosas de manera diferente, esto son solo generalizaciones. Justo acabo de leer la noticia de que ayer y hoy hubo temblores en Japón. ¿Coincide esto con la carta del eclipse? Sí, independientemente de que tendría que revisar la revolución solar y la lunación de Japón vigentes, hablamos del Sol entrando a Capricornio, signo de tierra por excelencia, en oposición con la Luna y cuadratura con Júpiter y Urano. La Luna genera movimientos, mareas, Urano trae cosas inesperadas, movimientos que se ven aumentados por su cercanía con Júpiter. Hablan de alertas de tsunamis y hacen bien en estar atentos, Júpiter y Urano están en Piscis, signo de agua, del océano, aunque esperamos que no pase nada.

Un panorama bastante triste y desolador ¿no es así? La primera palabra que me viene a la mente es: oscuridad. Fuimos sumergidos en la oscuridad durante algunos minutos. El solsticio de invierno marca la llegada de los días cortos y las noches largas, el período de sueño, de reposo de la naturaleza, el frío, la muerte aparente. Y justo en el umbral del invierno la Luna se eclipsó aumentando la oscuridad. Fué como si también la Luna hubiera decidido irse a dormir junto con el resto de la naturaleza dejándonos en el desamparo. Y, sin embargo, esto no es cierto. Mientras se acercaba el momento culminante del eclipse comenzaron a aparecer en el cielo estrellas que normalmente no son visibles debido a la suma de las luces de la ciudad y de la Luna llena.

Una belleza, pequeñas estrellitas demasiado débiles para ser apreciadas normalmente, cada vez más, llenando los huecos aparentes del cielo. En la oscuridad, cuando nos sentimos desamparados y desnudos, es cuando podemos ver partes nuestras que normalmente ignoramos. La oscuridad nos enfrenta a nosotros mismos tal y como somos en la realidad. Ese aparente enfrentamiento entre nuestro intelecto y nuestras emociones y sentimientos nos muestra realidades que normalmente evadimos o negamos.

Esa oscuridad a la que normalmente tememos sirvió para mostrarnos que no existe el vacío, que el exceso de luz no nos permite ver algunas cosas. En la oscuridad resplandecieron pequeños luceros que parecían decir: todo esto es aparente, aún durante el sueño la vida sigue, aún en la oscuridad hay luces para guiar el camino. No le temas a la oscuridad, desconfía del exceso de luz, equilibralo con un poco de oscuridad y soledad.

El invierno no es la muerte, es el sueño aparente del alma que toma fuerzas para seguir el camino.



Reflexiones en torno a la Gran Cruz Cardinal
agosto 24, 2010, 5:00 pm
Filed under: 2010, gran cruz cardinal

A veces es necesario alejarse un poco de las cosas y dedicarse a observar. Es lo que he venido haciendo desde mi último post acerca de la Gran Cruz Cardinal. Observar lo que sucede a mi alrededor y leer y estudiar.

En general todos los astrólogos estamos de acuerdo en lo difícil de la época. No tenemos más que ver las noticias diarias. Incluso la revista Time califica al 2010 como año de desastres que han ido desde derrames de petróleo y terremotos, hasta desastres mineros, inundaciones, deslaves y brotes de peste negra. ¿Qué podíamos esperar si prácticamente todos los planetas han estado mal aspectados entre sí?

Pero esto es a nivel mundial. Ahora, yo te pregunto ¿qué ha sucedido con tu vida? ¿cómo se ha visto afectada? ¿qué problemas has tenido?

No todo mundo se ha visto “inundado”, metafóricamente hablando, ni todos están atrapados en una mina que se derrumbó, tal vez solo han sentido algún temblorcillo a nivel personal. Pero hay quien ha tenido problemas en su trabajo, hay quien se ha quedado sin luz en su casa, quien ha tenido problemas con su computadora o coche. Hay quien se siente agotado, cansado. Hay quien ha enfermado. Y, definitivamente, quién ha tenido que enfrentar problemas más complejos.

Todo eso lo he visto de lejos y de cerca, ni yo me escapo por completo de algunos de los efectos de toda esa energía. Pero, una vez que ví y que viví, llega el momento de meditar y reflexionar ¿por qué? ¿para qué?

Acabo de leer un artículo muy interesante, acerca de los ciclos de los eclipses. No voy a entrar en cuestiones técnicas, habla acerca de ciclos de 19 años y, de acuerdo a esto, estaríamos terminando un ciclo que comenzó en 1991, con un eclipse solar, y termina este año con varios eclipses, solar y lunares. En mi experiencia personal se recorta muy claro ese ciclo. Un ciclo vital que comenzó precisamente en 1991 y viene terminando este año, junto con nuevos planes para mi vida personal. Como he dicho antes, no creo en las coincidencias, pero sí en fluír en la misma dirección de la corriente energética. Por alguna razón las cosas se empezaron a dar aún antes de haber leído ese artículo. No sé qué tan claro pueda ser en las vidas de otros, aún no investigo lo suficiente, pero podrías preguntarte cómo fueron esos diecinueve años en tu vida, qué importancia tuvieron y por qué vienen llegando a su fin. Y, más importante aún, ¿qué vas a comenzar ahora?

Esto abre posibilidades muy interesantes a lo que estamos pasando. Todo final viene acompañado de una limpieza profunda para que el nuevo ciclo pueda comenzar. Hay que demoler todo aquello que ya no sirve para poder cimentar nuevos proyectos. Entonces le empieza uno a encontrar sentido a las cosas.

Si pensamos que estamos en un momento de re-definición, es lógico que todo parezca desmoronarse a nuestro alrededor. Esta es la lección que nos dejan Saturno y Plutón, ayudados por Marte. Si destruyen es para que podamos construír sobre nuevos cimientos, más fuertes, mejores. Entonces hay que aprovechar la energía que se pone en movimiento, si es una energía de inicios, iniciemos, aprovechemos la corriente vital energética, cósmica que nos brindan Júpiter, Urano, Venus. Pongamos los cimientos de lo que queremos construír para este nuevo ciclo. Seamos lo suficientemente flexibles para dejar ir lo que ya no funciona en nuestra vida.

Quizá por eso sintamos que caminamos sin rumbo, perdidos en la oscuridad, sin saber a dónde dirigirnos o tratando de volver sobre nuestros pasos. Pero esto es solo el principio, pronto llegará la luz.